Queremos mejorar la calidad de vida de las personas en situación de dependencia



TSAD (Tecnologías, Servicios y Apoyos a la Dependencia) es una compañía, de base tecnológica, que opera en el sector de las Tecnologías de la Información con una vocación claramente orientada hacia el desarrollo y suministro de soluciones al sector de la Dependencia, de forma que a través de ellas se propicie la mejora de la calidad de vida de las personas dependientes.
Hoy en día, no hay justificación técnica y sobre todo económica para que cualquier centro, sea del tamaño que sea, que atienda a personas con algún tipo de dependencia, no pueda disponer de un sistema de gestión de prestaciones equivalentes al que pueda tener una empresa del sector industrial y así poder mejorar de forma sustancial la calidad de sus servicios, lo cual redundará directamente sobre la calidad de vida de las personas a las que atiende.
Es bien sabido que cada día se impone más la especialización y por tanto, cada vez más empresas externalizan aquellos servicios que no forman parte de su núcleo principal de negocio, de forma que les permita abaratar costes y ser más eficientes.
En este sentido, nuestra vocación es ser “Partner” tecnológico de nuestros clientes y poder ayudarles a dotarse de las mismas herramientas que probablemente ya disponen otras empresas de su sector y que, por tanto, pueda competir en igualdad o, a ser posible, en mejores condiciones que el resto de esas empresas.
Cuando hablamos de “Partner” queremos resaltar nuestra vocación de ofrecer un servicio global de forma que nos ganemos su confianza y lleguemos a ser el interlocutor con su empresa que le garantice asesoramiento, diseño y disponibilidad del sistema tanto en Hardware como en Software y soporte al usuario.
Nuestra Misión

La atención a personas en situación de dependencia está estructurada, básicamente, en torno a centros privados de atención a discapacitados o residencias de mayores, promovidos y gestionados por asociaciones de afectados y/o sus familiares o por empresas, o bien centros de atención públicos, promovidos por las diferentes administraciones, y gestionados, cada vez más, por empresas de servicios asistenciales o socio-sanitarios.
En ambos casos existe una clara carencia de herramientas de gestión, sobre todo desde el punto de vista técnico.
Por otro lado las infraestructuras de TI (Tecnologías de la Información), en dichos centros, son muy deficientes, si no nulas, y la cultura tecnológica de uso de las mismas por parte de los equipos de gestión y técnicos es muy básica lo cual hace especialmente difícil la incorporación de las mismas de forma autóctona y propiciando, por tanto, que empresas externas suministren estos servicios.
Por estos motivos TSAD se ha marcado como misión: Desarrollar y explotar productos y servicios dirigidos a personas en situación de dependencia, o las entidades que los atienden, buscando la integración del objetivo económico de generar riqueza y valor, con el social de propiciar una mejora sustancial en el desarrollo psicofísico y calidad de vida de dichas personas.
Nuestros Valores

Nuestro foco de actuación es la persona en situación de dependencia y por tanto propiciamos a través de nuestras soluciones:
Igualdad de las personas en situación de dependencia con relación a la población normalizada de forma que se consiga su máxima Inclusión en la Sociedad.
Autonomía personal, en base a proporcionar los apoyos necesarios.
Autodeterminación de la persona para decidir, ella o su entorno más cercano, su proyecto de vida de futuro.

Un millar de empleados de la dependencia se van al paro cada mes



Las reformas del Gobierno al Sistema de Dependencia que hizo el año pasado, parecen tener un efecto contrario al esperado. Las medidas antidéficit como los recortes en las prestaciones a los cuidadores, el retraso hasta 2015 en la entrada al sistema de los dependientes moderados o el aumento del copago, no parecen reducir los gastos y las listas de espera y han provocado la pérdida de un millar de empleos en el sector.  Además, en 2012, el número de beneficiarios pendientes de que se les asigne una prestación se ha reducido apenas en un 20% y las condiciones para acceder a la ayuda de dependencia se endurecen y hay que esperar 18 meses para obtenerla.
Esta ha sido la conclusión de la Jornada Parlamentaria sobre la Ley de Dependencia del PSOE en el Congreso, llevada a cabo hoy. En ella se ha hecho una valoración sobre los efectos de la reforma del Gobierno en el sistema de dependencia, que recoge en un escrito CC OO. De acuerdo con el sindicato, la reforma tiene un efecto devastador en la pérdida de empleo del sector y, con ella, en la calidad del servicio. “Calculamos que cada mes se van 1000 trabajadores del sistema de dependencia al paro”, dice José Manuel Ramírez Navarro, presidente de la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes Sociales. "Cada vez más son las residencias que se cierran", añade.
Para el sindicato, la reducción de 66.000 personas en la lista de espera a finales del año pasado se debe más bien a la mortalidad de las personas. “A finales de 2012 la cifra de la lista de espera se mantiene en 230.000 personas y solo ha habido un aumento de unas 20.000 de aquellas que son atendidas efectivamente. Creemos que esto se debe a que muchas han fallecido y otras tantas han perdido el derecho a recibir la prestación”.
La reforma no parece tampoco tener una mejora de los nuevos beneficiarios (contados a partir de julio de 2012 cuando entró en vigor la reforma). "Mientras que las prestaciones se han reducido en un 15% a los cuidadores de familiares, el número de atención de la ayuda a domicilio lo ha hecho entre un 19 y un 58%", asegura.
Por último, hay que esperar más. El plazo de procedimiento de espera está en 18 meses, asegura Navarro. Según su opinión, si el Gobierno no adopta otras medidas podría tardar unos 11 años en atender a todas las personas en situación de dependencia que tienen el derecho ya reconocido.